Ir al contenido | Ir al menú

Lombriz de tierra Lumbricus terrestris Linnaeus, 1758

Lumbricus terrestris Linnaeus, 1758

Lumbricus:
terrestris: {lt, terrestres, e}, de tierra, relativo a la tierra.

Diccionario etimológico de Pedro Romero

El cuerpo de la lombriz consta de una serie de anillos unidos entre sí. Cada uno de los anillos posee una serie de pelos cortos (quetas) que le sirven para desplazarse y que también actúan como órganos sensoriales, de los que carece la cabeza.

Las quetas laterales captan las vibraciones del suelo y posibilitan la huida de la lombriz ante sus depredadores naturales, en especial el topo y el petirrojo.

Las lombrices de tierra tienen respiración cutánea, es decir, toman el oxígeno y se desprenden del dióxido de carbono directamente a través de la piel, por lo que precisan que ésta esté siempre húmeda.

El importante papel ecológico de las lombrices de tierra ya fue demostrado por Charles Darwin en 1881, con su obra La formación de la tierra vegetal gracias a la acción de la lombriz de tierra. Además de airear el suelo, sus residuos contienen una altísima concentración de nitrógeno, por lo que son un magnífico fertilizante natural.

Es originaria de Europa, pero fue introducida inadvertidamente en los nuevos mundos con los desplazamientos humanos.

Son hermafroditas con fecundación cruzada. Se intercambian paquetes de esperma a través de un repliegue de la piel, este esperma es reunido con los huevos para que se fertilicen, y después son depositados en una especie de sacos protectores.

Rev: junio-10

Añadir datos

Por favor, usa el formulario sólo para añadir nueva información sobre esta especie.
Para otros asuntos, utiliza el formulario de contacto.
Muchas gracias por tu ayuda.

Escribe aquí tu aportación.
Puedes usar HTML para poner <strong>negritas</strong>, <em>cursivas</em>, etc.
El e-mail es opcional. Por favor, rellena lo demás.